Anencefalia

Volver al índice

 

Diagnóstico prenatal

El diagnóstico es posible a partir de las 11 semanas de gestación. La anencefalia  es  el  resultado  final  de  un  proceso  que  se  inicia con la  ausencia  de  calota  fetal (acránea), exposición  del  tejido  cerebral  al  líquido amniótico (exencefalia) y  posteriormente  esa  exposición  lleva  a  la desintegración  del  tejido  cerebral (anencefalia), de  ahí  la  denominación  secuencia acránea-excencefalia-anencefalia.

 

Hallazgos ecográficos en el primer trimestre:

  • Longitud embrionaria máxima disminuida.
  • Ausencia total o parcial del cráneo (acránea), lo cual impide la medición del diámetro biparietal y de la circunferencia cefálica.
  • Parénquima cerebral expuesto (excencefalia) que protruye lateralmente dando la apariencia en “gorro frigio”.
  • Líquido amniótico ecogénico secundario a influencias mecánicas y químicas del líquido amniótico en el cerebro expuesto que hacen que se desintegre (anencefalia).

 

Hallazgos ecográficos en el segundo trimestre:

  • Ausencia de calota craneal.
  • Ausencia de tejido cerebral por encima de las órbitas (“facies de rana”).
  • Órbitas poco profundas que protruyen (“aspecto de batracio”).
  • Polihidramnios.

 

Diagnóstico diferencial:

  • Secuencia de bandas amnióticas.
  • Encefalocele gigante (roto).
  • Microcefalia severa.

 

Feto de 11 semanas con acrania/anencefalia
Vista sagital de un feto de 18 semanas con anencefalia. Nótese la ausencia de calota craneal y del tejido cerebral por encima de las órbitas
Vista coronal de la cara fetal. Se observan las órbitas prominentes con la característica típica de aspecto de batracio

 

Volver al índice